info@perdidadeequipaje.com 91 576 48 76 | 93 289 39 96 | 902 05 40 72

Medios Toda la actualidad, a tu mano

 

Vacaciones sin mis maletas!

Vacaciones sin mis maletas!

 

TRES MALETAS DESAPARECIDAS EN LA COMPAÑÍA IBERIA

 www.perdiddadeequipaje.com

 

Hola, me he decidido a escribir aquí mi historia que hace referencia a la pérdida de equipaje en mis últimas vacaciones, por si mi experiencia puede servir de ayuda a otras personas que se puedan encontrar en nuestra misma situación, y para que, si así ocurre, pierdan el menor tiempo y paciencia posible debido a la incompetencia de un mal servicio de alguna compañía aérea.

 

Mi caso es el siguiente, el 4 de Junio teníamos un vuelo Madrid-Punta Cana con la compañía Iberia para pasar un mes allí con toda la familia. Como tenemos niños pequeños, uno de cuatro años, otro de dos y la pequeña de seis meses y medio, escogimos un complejo hotelero de éstos donde va todo incluido y tienen todos los servicios necesarios dentro del mismo hotel. Con niños pequeños es la mejor manera de aprovechar las vacaciones y conseguir un mínimo de descanso.

 

El caso es que pagamos todos los suplementos correspondientes por el exceso de equipaje, con dos niños, un bebé y un mes fuera de casa el tema no es fácil. Llevábamos entre los cinco seis maletas aparte el equipaje de mano, cuatro con cosas para los niños y dos para nosotros, mi marido y yo. Al llegar a Punta Cana, tres de las seis maletas no aparecieron en la cinta. La mía, una de los niños y la otra en la que había metido absolutamente todo lo que necesitaba mi hija pequeña para poder desempaquetarlo lo más rápido posible al llegar al hotel ya que un bebé de seis meses tiene unas necesidades más urgentes y en el equipaje de mano llevaba lo mínimo y imprescindible para el viaje.

 

Desconcertados fuimos a reclamar a la ventanilla de Iberia, nos dieron un papel, el (P.I.R) Parte de Irregularidad de Equipaje, del que nos dieron una copia y nos dijeron que con éste papel a la compañía les quedaba constancia de la incidencia y que tan pronto como hubieran localizado las maletas nos lo harían saber en el hotel.

 

Así que como los niños estaban cansados nos fuimos directamente al hotel y después de hacer las compras necesarias para superar la primera urgencia, pañales, biberones, un par de trajes de baño... y de situarnos, comer y descansar un poco, como las maletas seguían sin aparecer y nadie se había puesto en contacto con nosotros llamamos a la compañía desde el hotel. Nos dijeron que entráramos en su página web y que miráramos como estaba nuestra reclamación con el número que teníamos en la copia que nos dieron en el aeropuerto, lo intentamos pero no hubo manera de saber que pasaba con nuestro equipaje perdido. Ya nerviosos preguntamos en el hotel si se habían encontrado con algún caso así y si sabían que podíamos hacer. Para nuestra sorpresa nos dijeron que no era inusual que ocurriera, que nos tranquilizáramos y nos aconsejaron que buscáramos en internet alguna página que nos indicara que pasos teníamos que seguir.

 

Perdimos tiempo buscando, mirando, intentando saber que era lo mas apropiado hacer en una situación así y al final, agobiados entre reclamaciones a Aena, a la compañía, periodos de tiempo, facturas de lo que llevábamos en el equipaje...(quien guarda las facturas de un paquete de pañales, un biberón, unas xancletas de un niño de cuatro años, o de una crema para la cara por muy cara que sea?) nos fuimos a cenar y a la cama. A la mañana siguiente volvimos a intentar ponernos en contacto con la compañía, ésta vez nos dijeron que seguían sin noticias de nuestro equipaje extraviado y que tan pronto como supieran alguna cosa nos lo harían saber. Después de desayunar decidimos que teníamos que comprar lo necesario para suplir las maletas perdidas, no podíamos esperar más, y por la noche del segundo día de nuestras vacaciones, cenando, nos dimos cuenta que no solo habíamos perdido dos días de vacaciones estresados, malhumorados, indignados y absolutamente histéricos sino que además la broma nos estaba saliendo muy cara. A partir de ahí, y asumiendo que lo perdido, perdido estaba, decidimos ponernos en manos de profesionales. Buscamos en internet profesionales que se dedicaran al tema y después de mirar varias páginas nos decidimos por perdidadeeaquipajes.com. Nos pusimos en contacto con ellos, inmediatamente nos dijeron exactamente lo que teníamos que hacer, como, donde y cuando y que no nos preocupáramos por las facturas de lo perdido, que guardáramos las que correspondían a todos los gastos que la perdida de las maletas nos estaba obligando a reponer y que disfrutáramos de lo que nos quedaba de vacaciones.

 

Resumiendo, perdimos dos días de vacaciones pero gracias a perdidadeequipaje.com pudimos disfrutar tranquilamente del resto del mes. Sí, tuvimos que comprar todo lo necesario pero no nos preocupó porqué sabíamos que guardando las facturas tarde o temprano lo recuperaríamos, además nos dijeron que los dos días infames que nos hizo pasar la compañía podían ser resarcidos por “daños morales” en un juicio, o sea, que la mala leche se esfumó y disfrutamos de nuestras merecidas vacaciones.

 

 

A día de hoy seguimos sin saber de nuestro equipaje, pero tenemos todos los papeles necesarios para ir a juicio y conseguir que la compañía responda por su mala gestión. Nos sentimos en buenas manos y aprovecho para agradecer los servicios de los profesionales de www.perdidadeequipajes.com. Nos ahorraron tiempo, angustia y...estoy convencida que nos ayudaran a recuperar el  dinero perdido. Gracias!